Diversión el fin de semana.

AZXllsi38_4vKzGou5ryHJnk4uI0HmnlwOuhjGA6J7g,owAp6Tu6xRYX3HxWTIScBrRklAptZSpnV0zyVsOr_Rs

Llega el fin de semana y tenemos 48 hs completas para disfrutar junto a nuestros hijos. Es un buen momento para desconectar para conectar. Desconectar de consolas de juegos, tv y computadora y conectarnos con miradas, charlas y salidas en familia.

En nuestra agenda de fin de semana podemos escribir cosas como:

Barriletes en el parque, de un simple barrilete, el mismo que jugábamos cuando nosotros eramos pequeños hoy podemos armar e “intentar” remontar barriletes en el parque. Cuán alto podrás sostener el mismo? Competencia en familia!

Deportes en el club, muchas actividades para disfrutar en equipo y familia, desarrollar destreza física y placer con una actividad deportiva es saludable. Actividades en equipo como futbol, básquet, vóley y actividades individuales, como equitación, natación, patín artístico entre muchas más.

Coreografias y música, Permitite poner música y que cada musculo de tu cuerpo sienta el ritmo, prepara un rincón con cintas, pañuelos, sombreros y anteojos. Cada miembro de la familia se puede lookear a su gusto, cualquier utensillo sirve para usar de micrófono el cepillo de pelo, el control remoto. La idea es que no solo interpreten sino que su imaginación logre que sean las estrellas de la música. A bailar!!

Huerta en casa, preparar en un rincón del jardín o en macetas en el balcón una pequeña huerta, fomenta en la crianza de tus hijos educación por la naturaleza, paciencia por la espera de ver crecer cada brote, disfrute de probar los primeros frutos y cuidado diario del medioambiente.

Pijamada en familia, un dia especial sin horario para dormir, invitando a los pequeños de la familia, primos y ahijados. Una torre especial de juegos de mesa, bolsa repleta de golosinas, pijamas y las infaltables bolsas de dormir con almohadas.. Quizas una buena guerra de almohadas resulte divertido y cause muchas risas. Culminar con una divertida película y pochoclos es un cierre especial para este plan.

 

Que la rutina semanal no nos desconecte de los afectos. Los chicos aprenden con el ejemplo, jugando y compartiendo tiempo con actividades creativas, es parte de una educación afectiva.